martes, 21 de noviembre de 2017

DEPENDENCIA EMOCIONAL




Te seguiré por siempre, callada y fugitiva,
por entre oscuras calles molidas de nostalgia,
o sobre las estrellas sonreídas con ritmos
donde mecen su historia tus más hondas miradas

Julia de Burgos



La Dependencia emocional es un tipo de relación de pareja tóxica y en la que al final lo que queda no se puede llamar amor, sólo necesidad por una parte y pena por la otra.

En estas relaciones, el dependiente emocional mina, desgasta, anula a la otra persona que al final sólo vive evitando un drama.

El dependiente emocional no vive el amor como forma de entrega, sino como forma de reafirmación de su propio yo.


ARTÍCULOS RELACIONADOS

















TELÉFONO PETICIÓN CITA: 676 173 715

MANIPULACIÓN EN EL ÁMBITO DE LA PAREJA

Existen parejas que continúan dentro de una relación por intereses creados, por falsas lealtades, por motivos económicos o por miedo a la soledad.


Son compañeros de piso, aparentemente bien avenidos, normalmente impecables en sus relaciones sociales, demostrando ser una pareja perfecta, sin fisuras. Pero, dentro del hogar, y en ocasiones, restringiéndose al dormitorio (ese papel lo pueden mantener dentro de la familia si existen hijos), la realidad es más perversa.



MANIPULACIÓN DEL HOMBRE A LA MUJER


En estos casos las variables básicas que facilitan que un hombre pueda llegar a manipular a su pareja para que no abandone la relación:


EL CHANTAJE EMOCIONAL

El chantaje emocional es una práctica habitual de maltrato psicológico que denota debilidad e inseguridad del que lo practica y servidumbre del que lo padece. La imposición se lleva a cabo utilizando los sentimientos como arma. La negación a aceptar las exigencias del otro se califica como traición.

De una forma inconsciente o involuntaria se presiona a otras personas, víctimas del chantaje emocional, para que actúen, digan o piensen de una determinada manera, aunque vaya en contra de sus principios. Esta presión no se ejerce sólo en el ámbito de la pareja, sino en cualquier tipo de relación personal.


COMO INICIA LAS RELACIONES UN DEPENDIENTE EMOCIONAL

Una característica central de la persona con un problema de dependencia emocional, es su baja autoestima: la persona no se valora a sí misma, por lo que en sus relaciones afectivas no elige a la persona, sino que son elegidas por otros, y en ese momento comienzan a sentirse atraídas: el hecho de que una persona “se fije en ellas” supone poner en marcha el mecanismo de la atracción.


La persona con una dependencia emocional no sigue las pautas de una relación afectiva sana y equilibrada, con un respeto al espacio individual: cambia el “yo” por el “nosotros”, viviendo por y para esa relación.



EL DÍA A DÍA DEL DEPENDIENTE EMOCIONAL

el dependiente emocional haria cualquier cosa por seguir en una relacion aunque ya no funcione
Una persona...con problemas de autoestima. Probablemente en su niñez no ha sido plenamente aceptada por sus padres: no se ha sentido plenamente querida.



En la llegada la edad adulta, tiene una idea romántica y muchas veces poco realista de las relaciones de pareja. Tiene la necesidad de sentirse amada, deseada, el objeto principal y único de adoración de su pareja: idolatrada.



LAS RELACIONES DEL DEPENDIENTE EMOCIONAL





Te seguiré por siempre, callada y fugitiva,

por entre oscuras calles molidas de nostalgia, 

o sobre las estrellas sonreídas de ritmos

donde mecen su historia tus más hondas miradas



Julia de Burgos

Su relación con otra persona se basa en la necesidad excesiva de aprobación: 
  • Vive preocupado por caer bien, incluso a personas que ve por primera vez o desconocidos. 
  • Se empeña en lucir una buena apariencia 
  • Expresa de distinta manera sus demandas de atención y afecto: haciendo regalos o favores que no le piden, preocupándose, estando excesivamente pendiente de los demás 

CODEPENDENCIA: LA ALCOHÓLICA VICARIA

la pareja de un alcoholico cae en una dependencia emocional
La codependencia se caracteriza por la existencia de un vínculo patológico dependiente o interdependiente que mantiene un sujeto no adicto (sujeto codependiente) con otro sujeto que presenta una adicción (alcoholismo, drogadicción o ludopatía).



Es frecuente observar en las mujeres de sujetos alcohólicos una relación de pareja basada en intentos titánicos por controlar la adicción, descentrándose de sus propias necesidades y olvidando la base de una relación: la gratificación que ésta produce.



¿EL DEPENDIENTE NACE O SE HACE?

Existen factores personales y ambientales que pueden llegar a desarrollar una personalidad dependiente.


Un niño tímido, sumiso, siempre pendiente de la aprobación de sus mayores, que no goza de una cierta autonomía y no se le permite explorar el mundo o se le hace ver como algo lleno de peligros, suele ser más propenso a buscar desde la adolescencia una persona para compartir su vida. No se cuestiona ni analiza el concepto de felicidad o plenitud, es la seguridad el factor que guía sus motivaciones.



De esta forma, una persona que no ha gozado de una infancia rica en experiencias, en la que se le estimule a aceptar retos o tomar decisiones, es probable que sienta "miedos" y la seguridad sea el elemento primordial en su relación.




LAS DEPENDENCIAS RELACIONALES

Dentro de las dependencias que se dan dentro de las relaciones interpersonales, existen diferencias según la vinculación que se produce dentro de la pareja:

existen otras dependencias ademas de la dependencia emocional